Despidos nulos e improcedentes

 Despido nulo: ¿qué es?

En la situación económica actual en la que nos encontramos, en la que los despidos están al orden del día, tenemos que estar atentos sobre cuáles son nuestros derechos en materia laboral.

En este sentido, nada mejor que comenzar por conocer los tipos de despedido que existen. Así, en este post vamos a comenzar explicando qué es el despido nulo, qué fases hay que realizar para conseguir que un despido sea considerado nulo y qué consecuencias tiene. ¡Comenzamos!

Hay que tener en cuenta que el despido nulo es uno de los tipos de despido más extendidos en nuestro país. Para que un despido sea definitivamente declarado nulo, debe intervenir una sentencia judicial que así lo atestigüe tras la exposición de cada parte: empresa y trabajador.

despido improcedente

Fases hasta llegar a un despido nulo

Hasta llegar a conseguir que nuestro despido sea considerado nulo hay que realizar una serie de fases. Son las siguientes:

Carta de la empresa: La compañía debe hacer saber al empleado su intención de despedirle a través de una comunicación que incluya la fecha en la que se facilita y, si no se trata de un despido automático, la fecha en la que obliga al trabajador a desligarse definitivamente de la misma. Asimismo, debe arrojar una explicación de los hechos que motivan la decisión de despido. En este caso, el trabajador firmará y escribirá “no conforme”, tanto en la carta como en el finiquito (si este también es proporcionado), reservándose el derecho a llevar a cabo las siguientes reclamaciones.

Papeleta de conciliación: El trabajador tiene 20 días (no cuentan sábados, domingos ni festivos) desde el momento en que es despedido para acudir a la magistratura laboral e interponer a sus empleadores una papeleta de conciliación. A continuación, la Administración convocará a las partes y fijará una vista con el objetivo de alcanzar un acuerdo y evitar llegar a un juicio. En este caso, conviene que el empleado se haya puesto previamente en manos de abogados laboralistas o diplomados en relaciones laborales, los cuales habrán tratado de negociar las condiciones del despido previamente con la empresa protagonista. Si no es posible rubricar la vista con un acuerdo que contente a las dos partes, el empleado despedido deberá tramitar el proceso para enjuiciar la decisión de la compañía.

Juicio: Llegado el momento, un juez determinará si el despido es procedente, improcedente o nulo. En este último caso, las principales razones que motivan su declaración es que el magistrado observe actos discriminatorios, como por ejemplo:

  • Mujeres embarazadas.
  • Trabajadores que soliciten una excedencia.
  • Mujeres que piden la reducción de jornada por lactancia.
  • Trabajadores discriminados por género, orientación sexual o raza.
  • Afectados por un despido colectivo.

Casos, todos ellos, que nunca pueden motivar la pérdida de una posición de trabajo y que, por tanto, anularán automáticamente el despido. Un despido también se declarará nulo cuando se hayan incumplido o no cumplido con todo el rigor los requisitos formales y legales que se establecen.

Consecuencias del despido nulo

Las principales consecuencias de que un despido sea considerado nulo son:

  • La readmisión en su puesto de trabajo
  • Mantenimiento de la categoría ostentada antes del despido.
  • Pago de los “salarios de tramitación”: son aquellos salarios que el trabajador no ha percibido desde el despido hasta la reincorporación a la plantilla.

Hay que tener en cuenta que la declaración de un despido como nulo no suele implicar el cobro de ninguna indemnización. No obstante, el trabajador puede pedir daños y perjuicios si durante ese periodo, por ejemplo, ha necesitado pedir un crédito o se le han incrementado los intereses por impagos, como el de la hipoteca.

¿Te queda claro qué es un despido nulo? ¿Consideras que te han despedido de forma injusta?

¿Indemnización por despido objetivo, o indemnización por despido improcedente?

El despido por causas objetivas, está contemplando en su artículo 52 (“Extinción del contrato por causas objetivas”). Esta modalidad de despido puede estar sustentada en diversas causas, como:

Ineptitud conocida o sobrevenida del trabajador

Falta de adaptación del trabajador a modificaciones técnicas en el puesto de trabajo.

Concurrencia de alguna causas prevista para el Despido Colectivo y la extinción afecte a un número de trabajadores inferior al establecido para el mismo: causas econónicas, técnicas, organizativas o productivas.

Por faltas de asistencia al trabajo, aún justificadas pero intermitentes, que alcancen el 20% de las jornadas hábiles en dos meses consecutivos, o el 25 % en cuatro meses discontinuos dentro de un periodo de doce meses, siempre que el índice de absentismo total de la plantilla del centro de trabajo supere el 2,5 % en los mismos periodos de tiempo.

En el caso que nos planteas, parece ser que la empresa, de todas las posibilidades, va a plantear como fundamentales, las económicas. En este caso, la empresa, en el mismo momento de comunicar el despido, debe poner a disposición de las personas trabajadoras afectadas por el despido, la indemnización legalmente prevista, que es de 20 dias de salario por año de servício. 

Ahora bien, hay que analizar en profundidad la carta de despido que entregue la empresa con el fin de constatar de que las causas alegadas en la misma son ciertas, y de que se ha seguido el procedimiento formal para que el despido no se convierta en improcedente, en cuyo caso, la indemnización sería la de 33 días por año de servício con un tope de 42 mensualidades (45 días hasta el 12/02/2012).

¿Qué es un despido improcedente?

¿Estás pasando por una situación tan desagradable como es un despido? ¿Te han despedido y consideras que es un despido improcedente? ¿No sabes cómo actuar ante esta situación? No te preocupes, en este post te vamos a explicar qué es un despido improcedente, qué requisitos tiene que tener y qué indemnizaciones se pueden conseguir.

Comencemos por explicar  qué es un despido improcedente. Se trata de una figura jurídica que otorga dos derechos principales al trabajador: readmisión o indemnización. Para ello, un juez, previamente, debe haber ratificado la improcedencia del despido a través de sentencia. Pero vayamos por partes.

A la hora de la comunicación del despido por parte de la empresa, el trabajador deberá firmar la comunicación del despido acompañada, siempre, de un “no conforme”, ya que así facilitará su derecho a llevar a cabo reclamaciones posteriores.

Hay que tener en cuenta que firmar como “no conforme” no implica salvarse del mismo y de no causar baja en la empresa. De hecho, ésta podría notificar el despido a través de un burofax o llamando a dos testigos (compañeros del despedido) para dar suficiente fe ante la judicatura.

Una vez que se ha firmado “no conforme”, el primer paso para poder reclamar la improcedencia del despido es presentar una papeleta de conciliación en la magistratura laboral. De este modo, la Administración llamará a empleado y empleador para intentar llegar a un acuerdo que evite la vía judicial.

En esta tesitura, el trabajador tendrá que demostrar que los motivos que esgrime su empleador para despedirle no se adaptan a la realidad de su desempeño aportando toda la documentación necesaria para demostrar la improcedencia del mismo. Por su parte, la empresa, tanto en la carta de despido como ante el acto de conciliación, tendrá que esgrimir motivadamente las causas del despido del trabajador.

Motivos de improcedencia

Los principales motivos para declarar un despido improcedente son el incumplimiento de dos tipos de requisitos:

Formales

A la hora de un despido, es obligatoria la entrega de la carta de despido que tiene que cumplir los siguientes requisitos formales:

Estar fechada

Que se indique el tipo de despido: si se trata de un despido disciplinario u objetivo (por motivos económicos que la ley establece).

Fecha de desvinculación del trabajador de la empresa.

Hay que tener en cuenta que si la carta de despido carece de alguna de estas informaciones, existirán motivos conforme a Derecho para interponer una papeleta de conciliación e iniciar los cauces legales y administrativos para la reclamación de ese despido como improcedente.

Además, si la empresa ignora escuchar a los representantes legales del trabajador o a los miembros de su sindicato, aun siendo requerida para llevar a cabo comunicaciones previas, el despido también será, presumiblemente, improcedente.

Materiales

Ante un despido disciplinario se requiere la demostración por parte de la empresa de los hechos que se imputan al empleado. Asimismo, tratándose de un despido objetivo, el empresario deberá adjuntar documentación relacionada con los periodos consecutivos de pérdidas empresariales que indica la ley.

En caso de no motivar adecuadamente el despido por parte de la empresa será causa de despido improcedente.

Indemnizaciones por despido improcedente

Declarada la improcedencia del despido, la empresa puede readmitir al trabajador en las mismas condiciones que gozaba antes del incidente u optar por indemnizarle a razón de:

Si el contrato es anterior al 12 de febrero de 2012, 45 días por año trabajado.

42 mensualidades hasta dicha fecha.

A partir de entonces, 33 días por año con máximo de 24 mensualidades.

Hay que tener en cuenta que no debe confundirse el despido improcedente con otros tipos de despido como son el objetivo o el nulo puesto que no tienen las mismas indemnizaciones.

despido nulo

¿Es legal un despido estando de baja?

Despido en tiempo de incapacidad temporal

¿Me pueden despedir estando de baja?

Esta es una de las dudas más recurrentes entre los trabajadores que se encuentran en situación de incapacidad temporal. En reuniones con familiares y amigos, cuando contamos que algún conocido está de baja por cualquier motivo, suele salir el tema ¿me pueden despedir estando de baja?, ¿se puede reclamar el despido?

No es posible que la baja sea el motivo del despido

En este caso, cuando la empresa despide al trabajador por el simple hecho de encontrarse en situación de incapacidad temporal, nos encontraríamos ante un despido improcedente.

Si te han despedido por estar de baja médica podrás reclamar. En este tipo de situaciones es la empresa quien tiene la carga de prueba.

¿Qué significa que la empresa tiene la carga de prueba?

Nada más y nada menos, que es el empresario quien debe demostrar que el motivo del despido no es la baja médica, sino otra razón que argumente el despido. Una razón real y legal. Tengamos en cuenta que, ante esta situación, lo normal es que la empresa no argumente nunca que el despido se produce por la incapacidad temporal, sino que en la carta de despido aparezcan otros motivos. Esos motivos deberán ser reales, alegados en la carta de despido y, por supuesto, deben quedar acreditados en el juicio.

La empresa puede despedir a un trabajador que está de baja si alega razones legales reales

Cuando existe una razón legal y real para el despido, pese a que el trabajador se encuentre de baja, sí podrá ser despedido. Las causas para la extinción del contrato recogidas en el Estatuto de los Trabajadores son:

  • Despido objetivo del trabajador.
  • Un despido colectivo, fundado en causas técnica, económicas, de producción u organizativas.
  • Finalización del contrato por un procedimiento concursal
  • Despido disciplinario.
  • Finalización del contrato o de la obra y servicio por la que fue contratado el trabajador.
  • Por causas consignadas válidamente en el contrato, salvo que estas constituyan un abuso de derecho manifiesto por parte del empresario.
  • Fuerza mayor.

La muerte, jubilación o extinción de la personalidad jurídica también está recogida en el Estatuto de los Trabajadores como causa de extinción del contrato de trabajo a instancia del empleador.

Esta página web usa cookies Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y ofrecerte una mejor experiencia en el uso y la navegación del mismo.    Más información
Privacidad